En la antigüedad había muchas pruebas que se exigían para poder acceder a la gran sabiduría...

...que pudiera en verdad darte las claves específicas, que al ser aplicadas en la vida diaria, te llevaran realmente a un desarrollo en total armonía de todas tus capacidades.

Hoy tales pruebas ya no existen, pero tenemos algo más complicado por trascender.

Así como Teseo tuvo que introducirse al laberinto de Creta y vencer al Minotauro, para luego salir victorioso guiado por un hilo, igualmente estamos frente a un laberinto aún más espantoso, más difícil de pasar:

El laberinto de las escuelas que abundan en el mundo y que dicen tener la verdad.

Quien dice la verdad, casi no dice nada.
~ Antonio Porchia

Unos nos dicen una cosa, otros nos dicen otra más, y al fin terminamos todos confundidos y sin haber logrado un cambio trascendental en nuestra vida.

Conocimientos, conocimientos y más conocimientos que en nada nos ayudan.

Una leyenda cuenta que...

Los dioses se reunieron para esconder la sabiduría, pues el ser humano se iba a degenerar y no era recomendable que la tuviera en sus manos pues solo se destruiría más rápido y lograría realizar daños muy grandes. Pero era necesario que estuviera al alcance de gentes preparadas para que hicieran buen uso de ella.

Se levantó el Dios de las aguas y dijo: "Escondamos la sabiduría en el fondo de un océano, en una caverna submarina y pongamos un monstruo marino a resguardarla, ahí nunca la encontrará".

Uno de los Dioses se adelantó el futuro – dice la leyenda – y se encontró con la sorpresa de que el ser humano haría guerras en el fondo de los océanos, y que si la sabiduría estaba allí, en manos que iba a caer, no era pues buen lugar.

Se levantó – en la asamblea – el dios de la tierra y dijo: "Escodamos la sabiduría en las entrañas de la tierra, ahí nunca se le ocurrirá buscar".

Nuevamente se adelantan al futuro y se dan cuenta que el ser humano haría perforaciones en todos lados, por codicia, buscando minerales, piedras preciosas... Y qué tipo de ser humano encontraría la sabiduría, tampoco era buen lugar.

Entonces hablo el dios del aire y dijo: "Escondamos la sabiduría en la más alta montaña, donde jamás pie humano ha llegado", se adelantan al futuro y ven que el ser humano por orgullo trataría de conquistar las más altas montañas; gente así tampoco era recomendable que la encontrara.

Hablaron de decenas de lugares, más ningún lugar era seguro, por fin uno dijo:

"Escondamos la sabiduría dentro del mismo ser humano, allí no la buscará, solo el que tenga puro y noble corazón se le ocurrirá buscarla en ese lugar".

Todos los dioses estuvieron de acuerdo, y desde entonces la sabiduría está ahí...

Si reflexionamos en esta leyenda nos daremos cuenta que la sabiduría o la verdad no la posee ninguna escuela, está dentro del mismo ser humano, está dentro de ti.

¡Oh! Tú que deseas sondear los arcanos de la Naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias?

En ti, en tu interior, se halla oculto el tesoro de los tesoros.

¡Oh! Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al Universo y a los Dioses.
~ Frase Inscrita en el templo de Delphos

Sigamos dando diseño.

Gracias por leer OrigenArts, te extiendo un gran abrazo fraternal, esperando que halles en ti lo que tú ya eres y que diario encuentres la fortaleza en ti para vencer al mayor de los retos que jamás vas a encontrar:

Tu mismo.