Vivimos hoy en una explosión gigantesca de información y desde hace apenas unas décadas. Ahora, estamos en el siglo que personalmente llamo “informacional” y todo “gracias” a la tecnología (esa cosa que se supone debería resolver nuestros problemas).

Esto es una reflexión personal y ha estado rondándome en la cabeza hace bastante tiempo.

Hace unas semanas una persona con la que platicaba sobre temas de cine, de televisión, de medios masivos como Internet y otros más, decía y me recordó esa sensación que ya tenía hace varios años que resumo en lo siguiente:

La gente hoy en día tiene un acceso a la información increíble, pero a su vez, busca menos, indaga menos, le interesa menos, se queda con lo primero que le dan.

¿Cómo es posible que hace unas décadas a pesar de las dificultades de acceder a libros o fuentes informativas, a pesar de la laboriosa tarea de buscar, a pesar de las carencias y a pesar de otros factores, generaciones actuales tengan (tengamos) menos cultura, menos tolerancia social, menos educación que generaciones anteriores? ¿Cómo es posible?

Al contrario por otro lado, ocurre un fenómeno muy curioso y es que, quienes buscamos la información en Internet descubrimos una saturación tremenda, muchísima información:

Leemos tantas referencias y materiales que sucede lo siguiente: “Bien, ahora se tanto, que ahora no se que hacer…”

Descargamos todo lo que nos encontramos a nuestro paso, libros, enciclopedias completas, video tutoriales, etc. y se quedan ahí, haciendo espacio en el disco duro, porque los dejamos en nuestra “lista de espera”, se quedan ahí haciendo nada, como si tuviéramos basura en el disco duro.

La gran información que generamos y disponemos está en el limbo, en la nada

Algo que me intriga y es lo siguiente: La gran colección de información que disponemos está en el limbo, en la nada; muchos me dirán que los dispositivos de almacenamiento son seguros y que pueden guardar sus datos por largo tiempo. ¿Seguros? ¿Cuántos años? ¿Cuántas memorias USB has perdido o se te han descompuesto? ¿Cuántos discos duros haz dado por muertos? ¿Cuántos CD’s, DVD’s se te han roto, rayado, etc.?

En fin, si han visto un anuncio publicitario, de telcel me parece (Cd. de México), ese donde una chica deja una memoria micro SD en un árbol y dice algo como “Para que sepan como se vivía en el 2010”, me parte de risa, ¿Será sarcasmo a caso? ¿Me quieren tomar el pelo?

Pero bueno, son cosas que pienso y en esta ocasión quería “dejar mi huella perdurable” de ello en este espacio. Te invito a escribir en los comentarios (al fin y al cabo podremos disponer de esto por muuuuuuuuuucho tiempo, :D), quizá esté muy equivocado, quizá no leí lo último en educación, dispositivos de almacenamiento o lo que sea en mi gran colección en la lista de espera, quizá muchas cosas más y me gustaría escuchar tus pensamientos al respecto.