OrigenArts / Diseño Gráfico / Razones Para Comenzar A Diseñar Sin Computadora

Razones Para Comenzar A Diseñar Sin Computadora

Algunos valiosos tips aprendidos en "Abracadabra" con las razones por las que DEBES comenzar cualquier diseño sin usar la computadora

Hace algunos años, mientras cursaba el segundo semestre de la carrera, tuve la gran oportunidad de hacer prácticas en el estudio de diseño Abracadabra liderado por el diseñador gráfico Benito Cabañas – alias El Veno – , quien es reconocido a nivel internacional principalmente por su habilidad de diseñar carteles.

Me gustaría compartir con mi competencia mis colegas diseñadores una lección invaluable que aprendí con Benito, lección que sigo aplicando al día de hoy en Freelance Puebla:

Comienza cualquier diseño sin usar la computadora

¿Por qué? Por muchas razones (te invito a incluir la tuya en los comentarios). A continuación te digo las dos que personalmente considero más importantes:

1. CALIDAD

Cuando comienzas diseñando “a la antigüita”, es decir, tomando una hoja en blanco y un lápiz cualquiera, es más fácil plasmar tus ideas como las percibiste en tu cabeza e ir corrigiendo lo que no te gusta con una goma de migajón -- como la que usabas en primaria -- sustituyendo al popular CTRL+Z, con el cual no tendrías la oportunidad de ir perfeccionando tu diseño con base a los rastros “borroneados” del lápiz.

No necesitas ser el mejor dibujante para bocetar...

... pues es sólo la base de tu trabajo, el cual puedes perfeccionar – ahora sí – con la ayuda de tu programa de diseño favorito.

Una buena técnica que aprendí en Abracadabra es hacer tus trazos a lápiz para después afinarlos y colorearlos en tu programa de diseño preferido. Si no sabes cómo hacerlo en Photoshop pero quieres aprender te invito a leer este tutorial.

Cuando necesites usar fotografías de algo en específico para tu diseño, Benito me enseñó que siempre es mejor “hacer las fotos tú mismo”, y no me refiero a que tú presiones el disparador, a veces es mejor contratar o pedir de favor a un fotógrafo más especializado, sino a que tú prepares todos los elementos que incluirás en la fotografía.

Así la imagen final será lo más parecido a cómo la visualizaste en tu mente; de esta forma el límite es tu creatividad y no la combinación de fotos pensadas para otro fin que encontraste en internet.

Como un plus, le ahorras a tu cliente los gastos por los derechos de la foto y/o te evitas problemas en el futuro con el verdadero autor. La calidad final de un diseño sencillo, cuyos elementos fueron concebidos específicamente para tal pieza, es superior y más cercana a la realidad que un diseño resultado de un collage de ideas ajenas.

En una mesa de Abracadabra, recuerdo muy bien haber visto una cuchara de metal “decorada” con crayolas derretidas junto con muchos otros objetos a simple vista “sin sentido”, como un lápiz labial rojo, que fueron los protagonistas de muchos carteles diseñados por El Veno.

diseno-de-cartel-benito-cabanas-el-gusto-por-el-arte diseno-de-cartel-besame-mucho-de-benito-cabanas

Créditos: El Gusto por el Arte (cartel para el Museo de Arte del Estado de Veracruz, México) y Bésame Mucho (cartel para exposición de arte erótico), ambos por Benito Cabañas.

2. VALOR

Para diseñadores como tú y yo, es esencial dar mucho valor a nuestro trabajo si queremos que nuestros clientes lo hagan también.

Una forma de impulsar este valor es viviendo la evolución de tu idea paso por paso, desde que se formó en tu cabeza hasta que salió de la imprenta y llegó a tus manos mágicas.

Si comienzas diseñando en la computadora, es muy probable que ese primer paso:

¡Tu idea bebé! ... quede en el olvido y no puedas volver a mirarlo jamás, pues ya te pasaste del número de cambios permitidos por el software para deshacerlos.

¿Qué pensarías de tus padres si te dijeran que nunca se tomaron la molestia de tomarte una foto antes de que cumplieras 12 años de edad?

Pues eso piensa tu idea de ti cuando no la bocetas…

Ya en serio, se te va a hacer más fácil vender un diseño en el cual tienes “palpable” su historia, pues al “revivirla” le darás más valor a tu idea y te será más fácil recordar el porqué añadiste equis elemento y puedas argumentarlo mejor; de lo contrario, es más probable que en el proceso de diseño se te olvide la razón inicial de equis y seguramente justificarás el resultado final sólo con las ideas que siguen frescas en tu cabeza creativa que ya se llenó de pensamientos nuevos.

Es decir, sólo podrás argumentar la parte final de tu historia porque será la única que tiene un valor “palpable” para ti.

Tú tendrás más satisfacción personal al ver en lo que se convirtió “tu cría”, asimismo, es más probable que tu cliente pague más por “el cuento” si se lo relatas desde “había una vez…” a que si sólo lo haces desde “colorín colorado… fin”.

Antes de aprender esta lección no daba mucha importancia al diseño “manual”, y siempre empezaba en la computadora para “ahorrar tiempo”. Ahora sé que lo único que eso le ahorra a mi trabajo es calidad y valor.

Te invito a comenzar tu próximo proyecto fuera de la computadora, no importa si es foto, ilustración, video, o ¡hasta texto!, notarás como quedas más satisfecho con el resultado; lo verás y con una sonrisa en tu rostro dirás: “Cómo has crecido”.

Sobre el autor: Freelance Puebla "Tu diseñador particular" -- Celebra tu esfuerzo emprendedor ofreciéndote servicios profesionales de diseño a precios amigables con tu presupuesto.
3 Responses

Leave Your Thoughts

Your email address will not be published. Required fields are marked *

(+) Add Website URL

Sites That Link to this Post

  1. Bitacoras.com
  1. Freelance Puebla

    Muchas gracias por permitirme colaborar con tu blog Julio. Espero que el artículo sea de mucha utilidad para tus lectores, ¡saludos!

  2. Mile

    En el ISDi (Instituto Superior de Diseño en Cuba) nos hacen mucho énfasis en que todo trabajo de diseño debe comenzar por bocetarse a mano, ya sea desde diagramar un Sitio Web y su Mapa de Navegación hasta el Diseño de Identidad.
    Lo he practicado y funciona. Cada vez que obvio este paso, pierdo un poco más de tiempo.
    Además, me gusta mantener la mano activa, pues sino es como el cerebro, que si no lo usamos se atrofia, y nunca más podemos tirar una línea.