Desde: Ciudad de México
Lunes 4:44 PM

¡Qué hay!

Para la mayoría de los diseñadores del planeta el diseño profesional está lleno de sorpresas positivas, pero también de decepciones e incluso discusiones con gente estúpida.

Quiero comenzar esto con la historia de una diseñadora, y para mantener el anonimato, la llamaremos la "Srita. N"

Este es su relato... ¿Te identificarías con ella?

Yo tengo un conflicto muy grande con la -realidad- últimamente.

Por motivos personales y de salud no he podido dedicarme al 100% a mi carrera como quisiera, sin embargo lo intento.

En mi corta experiencia de seis años en el mundo laboral – que no todos han sido de corrido, ha habido periodos de nini (ni estudio, ni trabajo) por la misma situación personal – me he dado cuenta de una realidad con la que no contaba:

A algunas personas no les importa tanto que un diseño/trabajo este “bien hecho” (color, proporción, tipografía, estructura, etc) si no que este rápido y “se vea bonito” o dar soluciones nuevas...

...y para nada me considero la mejor del mundo ni nada, pero considero que me gusta hacer las cosas bien aunque por mi situación falle un poco en la disciplina y al menos a mi me frustra un poco ver que no sirve de mucho la calidad cuando lo único que le importa a los clientes/jefes en muchas ocasiones es que esté rápido y se vea bonito.

Creo que por eso hay tanto diseñador pirata haciendo quedar mal a los que estudiamos cinco años o más para trabajar de esto.

En resumen la pregunta sería: ¿Calidad o cantidad?

Y más que una respuesta, quisiera saber si alguien ha notado lo mismo que yo en el mundo laboral y se siente igual de frustrado o solo soy yo.

– "Srita. N."

... ¿Qué tal? ¿Te identificas en algo?

Esto es lo que pienso al respecto:

Calidad… Como… Cualidad.

Alcanzo a notar en la "Srita. N." que es demasiado dura consigo misma… eso es bueno, en ocasiones, porque te hace ser el adulto en la sala.

Ese sentimiento en otros tiempos te hace sentir preso, atrapado y castigado por tu propio látigo mental que no te permite disfrutar la vida…

Si te pudiera dar una sugerencia, sería:

Cámbiate de empresa.

La disciplina es sumamente importante y todos tenemos problemas con ello.

La disciplina es una lucha de toda la vida, uno no nada más “conquista” o logra ser disciplinado en unos días. No importa el compromiso, el amor ni el coraje o incluso la ambición y avaricia que podamos tener…

El efecto de la fuerza de gravedad en la vida es más fuerte que todo eso y…

Así funciona el universo.

Por supuesto que también he llegado a sentir esos demonios en el ambiente laboral, ¿Pero adivina qué? Me di cuenta que soy yo, no son los demás… soy yo.

Pero yo no soy "ese"... no sé si me explico.

Amo mi trabajo y como me encanta, trato de separar las cosas, al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios…

Lo que quiero decirte con eso es que uno juega con facetas y sabe ponerse diferentes sombreros durante su trabajo.

Yo NO soy mi trabajo, no me identifico con mi trabajo, mi trabajo puede que defina una parte de mí, pero soy más que eso, muchísimo más.

Me queda claro que al revés, mi trabajo se asemeja a mí porque lleva mi esencia, pero yo no soy éste ni lo seré… así que me doy la libertad de jugar, de hacer lo que el otro quiere.

Resuelvo un problema no de acuerdo a mis expectativas, sino de acuerdo a las expectativas del que lo quiere y “a veces” necesita.

Es frustrante, claro que sí porque mi ardiente deseo es dirigir con un control total el Universo… exagero un poco para hacer claro mi punto, si por mi fuera lo hago como dice la canción: A mi manera, pero para eso tengo…

Un Gran Plan

Hoy es un día importante, lo sé porque estoy vivo y puedo hacer lo que yo quiera, en verdad, por ejemplo puedo tomar una decisión, puedo salir a la calle y caminar, puedo pensar lo que se me antoje y ahí está la magia.

No todos pueden tomar decisiones.

No todos pueden caminar… o salir a la calle.

No todos pueden pensar.

Aunque hay cientos de problemas dentro de mi, esos problemas son las limitaciones que tengo para muchas cosas... y las alcanzo a ver “dentro de mi”, y con el poder de un pensamiento… puedo cambiarlo día con día, todos los días, obsesionarme con ello hasta el hastío… hasta entrar a la ACCIÓN.

Que esté rápido y esté bonito, perfecto… TOMA AQUÍ TIENES ¿Qué sigue?… tal vez sigue un rumor, un susurro dentro de mi mente:

“Quiero algo diferente”

…un pensamiento que he escuchado y escucharé toda la vida.

Es mi EGO.

Porque no tengo suficiente… y no sólo eso, no tengo suficiente de no hacer algo para ese “algo” diferente.

Hoy es un día genial, puedo hacerlo, "algo diferente"… como escribir esto y compartirte algo que quizá cambie una vida o la de alguien más.

¿Calidad? ¿Cantidad? Es simple.

Pon la calidad como prioridad. Pero no te frustres si lo que necesita "el que paga" es cantidad.

Y si ya te fastidiaste de sólo cantidad... o sólo calidad. Haz algo diferente.

Puedes hacerlo, date permiso de ello.

Sinceramente,
Julio R. Flores

P.D. Por cierto un pequeño comercial.

Un “secreto”: Muchísimos creativos, diseñadores, bla bla bla como gustes llamarnos, se sienten así… y ese algo “nuevo” que exijes por ahí… va por ese lado… por el tema de hacer algo al respecto, me encantaría poder plantar unas semillas allá afuera y estoy trabajando en ello, me encantaría más que sorprender: Poner la pieza, ese algo que genere un cambio positivo en la vida de mis colegas… a final de cuentas somos personas y tenemos que recordar que tan sólo estamos de paso.